Home / Actualidad / A cien días de cuarentena, se vuelve a restringir la actividad y cerrarán 360.000 comercios

A cien días de cuarentena, se vuelve a restringir la actividad y cerrarán 360.000 comercios

La aceleración de la pandemia.

Hubo un nuevo récord de contagios en la Ciudad y el Conurbano. Sólo podrán viajar en colectivos los trabajadores de actividades esenciales.

Alberto Fernández, presidente de la Nación, durante el anuncio de la nueva fase de la cuarentena. Presidencia

A cien días de la instauración de las medidas de aislamiento social, el gobierno nacional decidió que la Ciudad de Buenos Aires y los municipios del conurbano vuelvan a las restricciones de la primera fase de la cuarentena que comenzó a regir el 20 de marzo para mitigar el efecto del coronavirus en la Argentina.

Las medidas que se implementarán desde el 1 hasta el 17 de julio son muy similares a las que se habían tomado para las primeras semanas de aislamiento, aunque ahora se mantendrán el funcionamiento de los bancos y algunas industrias y también los permisos para paseos recreativos durante el fin de semana en la Ciudad. En contraste con esas similitudes, hoy la situación sanitaria es completamente distinta: el 20 de marzo se informaron 30 contagios y este viernes, pocas horas después del anuncio el Ministerio de Salud difundió un récord de 2.886 nuevos enfermos por COVID-19 en todo el país. De ellos, 1.692 residen en la Provincia de Buenos Aires y 967 en la Ciudad.

El presidente Alberto Fernández hizo el anuncio en un discurso grabado después del mediodía en la Quinta de Olivos junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Los tres hablaron de la necesidad de disminuir la circulación de personas en el AMBA para cortar la progresión de contagios y explicaron que para conseguir eso habían decidido reducir las actividades permitidas a una lista de 24 -las mismas de la primera fase más los empleados de los bancos y las industrias autorizadas-, ordenar el cierre de los comercios no esenciales y volver a prohibir el deporte al aire libre. Quienes no estén incluidos en esa lista de actividades esenciales, no podrán usar el transporte público.

De esos anuncios, el que más modificará el paisaje urbano, y generará más críticas por su impacto económico, es el que obliga a cerrar los comercios no esenciales. En la Capital, esa decisión bajará las persianas de unos 60.000 negocios. Del otro lado de la General Paz, según las cifras de las cámaras que agrupan a los comercios, tendrán que cerrar unos 300.000 locales que venden productos no esenciales.

Pasado el mediodía, Rodríguez Larreta y Kicillof llegaron a la Quinta de Olivos para grabar el mensaje con Fernández que sirvió como oficialización del endurecimiento de la cuarentena en el área metropolitana de Buenos Aires. El primero llegó por tierra y estuvo acompañado por su segundo, Diego Santilli, y por el subsecretario de Comunicación Federico Hoffman. El gobernador bonaerense aterrizó en helicóptero junto a su ministra Comunicación Pública Jésica Rey y al viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.

El Presidente, el mandatario bonaerense y el jefe de Gobierno se repartieron oficinas de la jefatura de Gabinete para repasar sus respectivos discursos antes de la grabación. Al jefe de Estado le seguían los pasos Santiago Cafiero, la secretaria de Acceso a la Salud Carla Vizzotti, la ministra de Seguridad Sabina Frederic y el secretario general de Presidencia Julio Vitobello. No hubo, dicen las fuentes, necesidad de constatar qué diría cada uno ni tampoco de que cada uno acotara sus tiempos. Los tres volvieron a conversar a solas mientras los técnicos chequeaban el material.

El primero en hablar, como en cada extensión de la cuarentena, fue el Presidente, y eligió responder a las personas y dirigentes políticos que critican la prolongación de las restricciones a la libertad de movimiento. “Alberto Fernández nunca se enamoró de la cuarentena. Es el único remedio que conocemos”, aseguró, y dijo también: “Aislarse genera tedio, enojo, malestar, no poder abrazar al ser querido nos pone mal, pero estamos cuidando la vida”. “La economía se deteriora pero la economía se recupera y lo que lamentablemente no vamos a recuperar es a esos 1.000 argentinos que nos dejaron”, consideró, en referencia a la cifra de fallecidos, que llegó a 1.167 personas en el país.

Rodríguez Larreta, que había defendido durante días la decisión de permitir el running, anunció que “a partir del miércoles se restringe la actividad física al aire libre”. “Por más que yo, y estamos convencidos, al aire libre el riesgo es menor, nunca el riesgo es cero y por eso restringimos la actividad”, admitió.

Kicillof llamó a “vaciar las calles, volver a quedarnos en casa, parar con las reuniones sociales y con las transgresiones”.