La joven que le arrancó el corazón a su mamá y los ojos a su hermana de 11 años “porque eran brujas”

La joven que le arrancó el corazón a su mamá y los ojos a su hermana de 11 años “porque eran brujas”

 45 vistas totales,  1 vistas hoy

La mexicana de origen ruso, Anastasia Lechtechnko, fue condenada a 80 años de prisión. Una noche del 2015, asesinó con un cuchillo de cocina a su familia y descuartizó los cuerpos. Sus días en la cárcel y sus intentos por llamar a su mamá muerta

Según la reconstrucción policial, Anastasia asfixió con una soga a Yuliya, su mamá  y Valeria, su pequeña hermana (El Universal)Según la reconstrucción policial, Anastasia asfixió con una soga a Yuliya, su mamá y Valeria, su pequeña hermana (El Universal)

Los policías que ingresaron en la casa de Tijuana, México, vieron una escena de terror. Sangre por todos lados, cuerpos descuartizados y el de una nena con los ojos fuera de su órbita. Anastasia Lechtchenko fue detenida por la policía y presentada inmediatamente como una “joven rusa” que asesinó a su madre Yuliya Masney y a su hermana de 11 años Valeria.

Esa noche, Anastasia, de 19 años, estaba drogada y se peleó con su madre Yuliya, una pianista ucraniana y acróbata de circo que había emigrado a México. Entonces, habría tomado de la cocina un cuchillo con el que la mató para después descuartizarla. Lo mismo hizo con Valeria, su hermanita, diagnosticada con una discapacidad múltiple.

La noche del horror

Según la reconstrucción policial, Anastasia asfixió con una soga a Yuliya y Valeria. Luego las apuñaló y desmembró los cuerpos de ambas, le sacó el corazón a su madre y los ojos a su hermana, un proceso que tomó cerca de 7 horas. La joven usó tres cuchillos de cocina para cortarles las piernas, brazos y cabezas en la pileta de la cocina. La joven de 53 kilos lo hizo sola, sin ayuda, “porque eran brujas”, aseguró en ese entonces la fiscalía. Guardó los restos en bolsas negras de plástico que compró en una farmacia y, después, se fumó un cigarrillo quizás sin pensar en lo que había hecho.

Anastasia junto a su mamá en una playa mexicanaAnastasia junto a su mamá en una playa mexicana

Tres días después de los asesinatos, Anastasia confesó el crimen a su novio y a una amiga, quienes finalmente la delataron ante autoridades. Luego, ante la Justicia, Anastasia dijo que las mató porque sentía punzadas en la espalda y pulsaciones en el cuerpo que no la dejaban dormir.

“Mi mamá se dedicaba a la brujería y mi hermana era una muñeca, su aliada y títere. Y para que no continúen esos trabajos también hay que matarla. Para matar a una bruja, a ese espíritu maligno hay que cortarle partes inferiores”, afirmó ante el tribunal que la condenó a 80 años de cárcel casi sin inmutarse.

Leer mas  Le pidieron que usara bien el barbijo en el banco, se enojó y retiró en efectivo todos sus millones

Antes de cometer el doble crimen, la joven mexicana de origen ruso buscó en Google “cómo matar a una bruja y cómo desmembrar un cuerpo”. Allí en la deep web halló que debía apuñalarla justo en el corazón. La chica anotó en un papel las instrucciones para cometer el crimen, sin saber que su rastro ya había quedado marcado en la computadora.

Durante sus declaraciones en la Justicia, Anastasia confesó que había sido violada, torturada por los policías, que la forzaron a decir que su madre y su hermanita eran brujas. “Yo había consumido drogas y cristal durante cinco días. Así que cuando me detuvieron me dijeron que si me declaraba culpable me iban a sacar”, dijo en entrevistas que dio a los medios mexicanos.

Anastasia nació en San Luis Potosí, luego de que sus padres llegaron de RusiaAnastasia nació en San Luis Potosí, luego de que sus padres llegaron de Rusia

Pese a las contradicciones de Anastasia, hay datos en la Justicia que nunca cerraron del todo. Apareció un ADN de un hombre que nunca fue identificado. Además, los cuchillos y las bolsas en las que estaban los cuerpos no tenían huellas de Anastasia. Aún así, la Justicia condenó a la joven a 80 años de cárcel por el matricidio y el crimen de su hermana de 11 años.

Anastasia nació en San Luis Potosí, luego de que sus padres llegaron de Rusia, pero una vez allí, la familia se mudó en varias ocasiones hasta finalmente instalarse en Tijuana. La joven vivía con su mamá, Yuliya, de 45 y su hermana, Valeria. Se estima que el padre, Igor Lechtchenko, trabaja como entrenador de gimnastas en la Universidad Autónoma de Baja California.

Leer mas  “Salarios de hambre”: las mayores protestas en años sacuden a Venezuela ante una inflación anual de más del 305%

La casa del terror

Cómo era Anastasia antes de cometer el crimen. Los medios mexicanos accedieron a un cuaderno en el cual la chica le escribía a un amor no correspondido. . La carta no está dedicada, pero sí escrita con tinta roja y en ella reitera: “Ya estás muy lejos de mí”.

La familia Lechtchenko alquilaba una casa en la colonia Playas de TijuanaLa familia Lechtchenko alquilaba una casa en la colonia Playas de Tijuana

Los escritos fueron hallados en el caos en el que quedó la casa tras los crímenes. También, la policía encontró cientos de colillas de cigarrillos que metía en frascos de café instantáneo que guardaba en los estantes de su pieza.

“Me tocó ser padre y madre”. Como quisiera ser solamente mujer”, había escrito la madre en su muro de Facebook. Fue un año del crimen, momentos en que Anastasia estaba desaparecida y ella apenas dormía y a veces ni comía de los nervios.

Yuliya escribió, además, en sus redes sociales sobre sus hijas citando a Graham Greene: “Son los hijos los que se apartan de uno. Pero los padres no podemos apartarnos de ellos”.

La familia Lechtchenko alquilaba una casa en la colonia Playas de Tijuana. Tras los crímenes todo quedó desordenado, como reflejo del terror que vivieron las dos víctimas. En el patio de la pequeña casa había una caja con tres pares de zapatillas de Valeria, la hermana de Anastasia asesinada. También había quedado ropa sucia en el interior del lavarropas con el jabón en polvo intacto. Todo bajo la sombra que da un limonero enorme que perfumaba toda la casa.

Anastasia junto a su mamá, cuando la chica todavía iba al colegioAnastasia junto a su mamá, cuando la chica todavía iba al colegio

En la cocina había cajas de remedios que tomaba la pequeña Valeria. También quedaron las bolsas que Anastasia compró para meter los cuerpos desmembrados de su familia. Sobre la mesa quedó un libro de Paulo Coelho, una taza vacía y una botella de gaseosa.

Hace más de 20 años, Yuliya llegó a México procedente de Rusia con su esposo Igor Lechtchenko. Se conocieron en el mundo del espectáculo. El matrimonio decidió quedarse en América Latina y probar suerte como bailarines independientes. Igor y Yuliya se separaron cuando ya habían nacido sus dos hijas, Anastasia y Valeria. Desde ese momento, la mujer se hizo cargo de las dos hijas y el padre desapareció para siempre.

Leer mas  Nicolás Maduro: “Las relaciones con Argentina no están mal, pero podrían estar mejor”

Anastasia en prisión

La joven lleva 7 años en prisión en la penitenciaria de Tijuana. Apenas ingresó a la cárcel le dio una entrevistas al diario mexicano El Universal. Allí declaró su inocencia. “Yo no descuarticé a mi mamá”, era el título de la nota. Anastasia no recuerda nada del día que ingresó a cumplir su condena. Si, rememora las duchas de agua fría y las lágrimas de su llanto que le provocaron una reacción alérgica.

Anastasia en el momento de ser detenidaAnastasia en el momento de ser detenida

En el penal le suministran flupazin, un antisicótico. Ya antes de los crímenes, la joven había sido internada en un hospital de salud mental, pero por falta de recursos no se le pudieron suministrar medicamentos.

Lo que si le suena todo el tiempo en su cabeza como un mantra son 10 números que no son elegidos al azar. Un día después de haber llegado a prisión, se acercó al teléfono público del penal. Marcó el número y esperó que del otro lado atendiera su mamá.

“Creo que durante dos semanas marqué ese número, porque quería hablar con mi mamá. No comprendía qué pasaba, marcaba y marcaba y me mandaba al buzón de voz. Yo me quedaba pensando ¿qué hago? Y otra vez marcaba el número. Siempre, siempre esperaba una respuesta”, reveló Anastasia en la entrevista con el diario mexicano.

Anastasia al principio creía que estaba detenida por un tema de drogas. En otro momento de su cautiverio, recordó el número de su papá y lo llamó. Igor le diría toda la verdad, que estaba presa por el asesinato y desmembramiento de su madre y de la pequeña Valeria, su hermana.