Por nuevas pruebas, Juan Díaz renunció a la defensa de los Sena

Por nuevas pruebas, Juan Díaz renunció a la defensa de los Sena

Loading

El abogado confirmó que decidió alejarse de sus defendidos tras incorporarse nuevos elementos probatorios.

Entrevistado en el programa Ventanas Emergentes, por Radio Natagala, Juan Díaz, histórico abogado del movimiento social dijo que Emerenciano y Marcela Acuña «perdieron la calidad de dirigentes» ya que «no tienen autoridad moral».

El abogado confirmó que decidió alejarse de sus defendidos luego de que se incorporen nuevos elementos probatorios. «Estoy convencido que se trató de un hecho criminal», sostuvo.

«Se adjuntaron al expediente elementos de prueba que me impiden por ética profesional seguir representándolos. Hay diferencias irreconciliables y mi defensa no sería eficaz» , indicó Juan Díaz y confirmó su alejamiento de la causa que fue caratulada como «supuesto femicidio».

Durante la entrevista, sostuvo que no puede referirse a las nuevas pruebas porque son «extremadamente confidenciales» pero aseguró que su decisión está tomada. «Yo acompañe siempre en defensa de sus derechos políticos y esto es un hecho criminal que supera mis limites éticos y morales».

Para finalizar, Díaz manifestó que este miércoles en el transcurso de la mañana notificará a la fiscalía, a través de un escrito, que dejará de ser el abogado de la familia Sena. «Ya tomé la decisión», agregó.

Emerenciano y Marcela fueron imputados como coautores
Bajo un hermetismo absoluto, Emerenciano Sena, su esposa Marcela Acuña y su hijo César, ex pareja de Cecilia Strzyzowski, desaparecida desde el 1 de junio, se abstuvieron de prestar declaración el martes por la tarde. Pero, al final de la jornada y tras 4 horas de indagatorias, el abogado defensor del matrimonio confirmó que los dirigentes sociales quedaron imputados como coautores del delito de «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas».

Leer mas  La familia de la mujer embarazada golpeada por un policía hizo la denuncia: «No quiero a mi hija muerta»

Pasaron trece días desde la última vez que se vio a Cecilia y, este martes, fue una fecha clave. La misma arrancó con un cambio en la calificación del expediente, que pasó de investigarse como «desaparición de persona» a «femicidio».